Usualmente la inspección mensual de llantas rara vez se lleva a cabo, y solo nos fijamos en estas cuando ya tienen una protuberancia, grieta, ponchadura o pérdida de presión continua. Cuidar de las llantas del coche debería ser una prioridad a la hora de dar mantenimiento al coche, y si está presente alguno de estos problemas, la llanta debe ser desmontada y revisada por un técnico especialista.

  • La banda de rodamiento de una llanta es determinante para su agarre en la carretera. Se recomienda inspeccionarla con regularidad visualmente para ver si no tiene señales de desgaste irregular.
  • Inserta una moneda de un peso en los surcos de la banda de rodamiento de la llanta, si puedes ver más de la mitad de la moneda, es tiempo de cambiar la llanta.
  • El desgaste de en ambos extremos por inflado bajo genera un exceso de calor y reduce la resistencia de las llantas. También reducen el ahorro de combustible.
  • Cuando se presentan hundimientos o protuberancias (chipotes) en la superficie de la llanta a consecuencia de un golpe.